PROGRAMA DE ESCUCHA PARA ESTAR MEJOR (I)

PROGRAMA DE ESCUCHA PARA ESTAR MEJOR (I)

 

Música para estar mejor

Ante la difícil situación que estamos viviendo en todo el mundo, queremos poner nuestro granito de arena de la forma que mejor sabemos: a través del sonido y la música.

 Vamos a ofrecer gratis propuestas de audiciones para ayudarnos a sentir mejor en estos días de confinamiento, para alejar los miedos, equilibrar nuestra energía, nuestros chakras, conectar con nuestra creatividad.

ÚNETE AL SONIDO

Apúntate a la comunidad de amigos de SONIDO TERAPÉUTICO y podrás acceder GRATIS a nuestro Programa de Escucha para estar mejor.

Un programa con listas de escucha para 7 días, con dos opciones para cada día, según el tiempo del que dispongas. Además, tú también podrás escoger el ritmo al cual quieras ir siguiendo el programa completo, y accediendo a la música propuesta para cada día del  Programa de Escucha para estar mejor.

 

Estas músicas alternativas a las Inner Sound están plenamente comprobadas  también por Arden Wilken a lo largo de toda su trayectoria profesional. Como muchos ya sabéis, Arden junto a su marido, Jack Wilken, son los creadores de Inner Sound, un sistema de terapia de sonido y musicoterapia muy efectivo (podéis encontrar más información sobre los diapasones, la Música Personalizada y los CDs de Música Inner Sound en otras páginas de esta web).

Me siento enormemente agradecida a Arden, y honrada, por haber recibido en estos días directamente de ella esta información de musicoterapia, que es la base de las listas de audición del Programa de escucha para estar mejor que ofreceré a mis amigos suscritos.

Así pues, este es el primer post de una serie de 7, en los que no solo sugeriré listas de escucha para diferentes días, sino que también explicaré algunos conceptos básicos de la terapia de sonido, otros propios de Inner Sound, anécdotas de algunos compositores o de sus obras… O lo que me vayáis preguntando y que considere pueda ser de interés a muchos amigos de Sonido Terapéutico.

El programa inicialmente constará de audiciones para 7 días. Propondré 2 o tres listas para cada día, las cuales han sido creadas siguiendo la metodología esencial de Inner Sound, llamada NAREI.

 

¿Qué es NAREI?

Una vez terminada esta crisis mundial del coronavirus (porque tarde o temprano volveremos a la normalidad), los programas de escucha que sugeriré seguirán siendo válidos.

Están pensados para crear un movimiento en el cuerpo, estructurado de acuerdo al patrón de Inner Sound que llamamos NAREI  (en inglés NOBFI):

Neutralizar

Abrir

Romper

Enfocar

Integrar

Todas los terapias de Inner Sound (bien sean con diapasones, con Música Personalizada, con CDs Inner Sound o con Autofonética) siguen este patrón.

Al aplicar este patrón buscamos promover un movimiento energético para equilibrar y armonizar nuestra energía, la de cada uno de los chakras y la energía entre ellos. Esto nos ayuda a sentir mejor, a conectarnos con nuestro centro, a gestionar mejor las emociones presentes, a trabajar desde dentro del cuerpo el tejido conjuntivo contraído, que ha perdido humedad y que, por tanto, no «vibra», dificulta el paso de la energía.

 

¿Quieres empezar ya el Programa de escucha para estar mejor? Anótate pinchándo en el recuadro azul debajo de estas líneas.

 

¿O antes de ir a escuchar música prefieres seguir leyendo y saber por qué los cuencos tibetanos no producen los mismos efectos que los diapasones y las voz? Continua leyendo más abajo.

¿LA SONOTERAPIA CON CUENCOS TIBETANOS, MÚSICA Y DIAPASONES ES IGUAL?

NO. En absoluto. Lo siento, pero no es lo mismo. No tienen los mismos efectos si se usan solos. ¿Por qué? Porque producen sonidos con distintos tipos de armónicos y porque unos trabajan más directamente en el sistema nervioso y otros en las emociones.

 

Tipos de sonido y sus efectos

Existen tres tipos de sonido en función de los armónicos que producen.

Los cuencos tibetanos, al igual que los gongs, las maracas, las campanas… producen sonidos con armónicos no lineales. Estos sonidos son muy buenos para activar, liberar y romper tensiones y bloqueos. Pero no generan orden en el cuerpo. Por eso es muy importante acompañarlos con alguno de los otros dos tipos de sonido, por ejemplo con la voz o con los diapasones. Ya sé que algunos de mis colegas no piensan lo mismo. El debate está abierto…

 

Los diapasones son los únicos que pueden producir un sonido sin armónicos, es decir, un sonido puro, u onda sinusoidal. Sobre todo cuando se usa por pares, es el que tiene el efecto de relajación más profundo y equilibra los dos hemisferios del cerebro.

Por último tenemos los sonidos que producen armónicos lineales. Son los que generan muchos instrumentos: los de cuerda, los de viento y, como no podía ser de otra manera, la voz humana. Estos sonidos equilibran, armonizan y ordenan. Precisamente porque los armónicos lineales son múltiplos enteros de la frecuencia más baja o sonido fundamental del instrumento emisor. Por tanto, tienen una estructura muy definida.

El piano es especial, porque es de cuerda percutida, no frotada. El sonido del piano afecta en especial a toda la superficie del cuerpo. Y según el tipo de música, activa la parte física, las emociones atrapadas en el tejido conjuntivo o la mente.

 

Trabajaremos con muchas obras para  piano en nuestros Programas de Escucha para estar mejor.

PROGRAMA DE ESCUCHA PARA ESTAR MEJOR

¿Quieres continuar leyendo el 2º post para saber cómo viaja el sonido por nuestro cuerpo?

TODO VIBRA

TODO VIBRA

TODO VIBRA

Todo en el universo vibra y está en estado de movimiento. Hay vibración en todo lo que nos rodea, a distintas frecuencias, y en nosotros también. Nuestro cuerpo vibra en todos sus niveles; cada célula, órgano, tejido, glándula, hueso y fluido corporal tiene su propio y único patrón de frecuencia. Los distintos órganos del cuerpo tienen una frecuencia natural de vibración que se altera cuando existe una disfunción o enfermedad.

Mediante el principio de resonancia (o vibración por simpatía), el sonido puede ser utilizado para hacer que frecuencias inarmónicas del cuerpo vuelvan a sus vibraciones normales y saludables.

Por medio del uso del sonido creado exteriormente y proyectado en la zona enferma, es posible reintroducir el patrón armónico correcto en esa parte del cuerpo afectada y generar una reacción terapéutica, que restaure la frecuencia de vibración natural. Sabemos que por medio del sonido es posible cambiar los ritmos de nuestras ondas cerebrales, así como los latidos de nuestro corazón y nuestra respiración.

El uso del sonido para la sanación y la alteración de los estados de conciencia no es nada nuevo. Desde las tradiciones primitivas ha estado presente, así como en muchas religiones. El filósofo griego Pitágoras (siglo VI a.C.), el padre de la geometría, que hablaba de la “Música de las Esferas”, en su escuela en la isla de Crotona, donde enseñaba los misterios del universo, había 3 niveles de iniciación.  En el tercero y más alto nivel, los electi, recibían enseñanzas de los procesos secretos de la transmutación psíquica y de la sanación por medio del sonido y la música.

Existen ya multitud de investigaciones científicas que acreditan la interacción del sonido y la materia, y de los efectos beneficiosos de determinadas frecuencias en nuestro cuerpo. Dorinne S. Davis, por ejemplo, nos explica en su libro Sound Bodies Through Sound Therapy (2004) cómo el sonido actúa primero en el cuerpo físico (por resonancia simpática) incidiendo directamente en la patología, y a continuación en la mente y las emociones. Autores como Jean Bealieu (Música, sonido y curación), Don G. Campbell (El efecto Mozart), Mitchell L. Gaynor (Los sonidos que curan), Jonathan Goldman (Sonidos que sanan); y los más tres más recientes libros del catalán Jordi A.  Jauset (Música y neurociencia: la musicoterapia; Sonido, música y espiritualidad; y La terapia del sonido ¿ciencia o dogma?) dan cuenta de los innumerables estudios relacionados con la sonoterapia y la musicoterapia.